7 años en el Tibet Análisi y crítica de la novela de Heinrich Harrer ..-

7 años en el Tibet en una novela de Heinrich Harrer. El libro original  tiene 2 grandes partes diferenciadas: antes de llegar al Tíbet y la 2 parte que son los 7 años que Harrer vivió en Tíbet, la primera parte entraría en la categoría literaria de “novela de aventura” , la segunda parte sorprende al lector al entrar en un terreno muy personal y mostrarnos el lado intimo y espiritual de un hombre que a través del budismo cambio los objetivos y todos los planteamientos de su vida, 7 años, no tiene desperdicio, está lleno de acción suspense hasta llegar al Tíbet desde allí se vuelve una lectura cargada de buenas respuestas, debido a las excepcionales circunstancias que le toco vivir a Harrer, la guerra, su paternidad, el Tíbet, un libro que vale muy la pena, leer fue uno de mis libros de cabecera que debí leer varias veces antes de cumplir mis veinte años.Poco antes del inicio de la segunda guerra mundial Harrer consiguió la financiación para una expedición de montaña para subir la cumbre del Nanga Parbat, a pesar de ser Harrer Austriaco, la financiación provino de Alemania que por aquellos entonces estaba muy interesaba en ser la primera nación del mundo en escalar una cumbre de más de 8.000 metros de altura.

Ya en la estación de tren, lugar de inicio del viaje a la India, donde llega acompañado de su esposa, que ve como muy irresponsable que Harrer se ausente por un espacio mínimo de 5 meses cuando a ella le quedan menos de 3 para dar a luz a un hijo de ambos, Harrer aún no habrá llegado al campamento base del Nanga Parbat cuando ella será madre, más que una despedida entre ambos, es un anticipo de una futura ruptura.Escalar una montaña tan alta es una labor de equipo, gente que coloca cuerdas fijas, campos a diferentes alturas que se tienen que aprovisionar de alimentos y material de montaña,  Harrer constata que todos los expedicionarios no han hecho nunca montaña, él es el único que abre camino y el resto por ser principiantes solo consiguen entorpecer y retrasar la marcha, avanzan muy despacio, un día al bajar al campo base, se encuentran con la visita de militares ingleses (en esta época India estaba bajo el protectorado Británico). Los Militares les anuncian que Inglaterra ha declarado la guerra a Alemania y por lo tanto los súbditos Alemanes en tierras británicas son prisioneros de guerra.Los arrestan y los conducen a asentamientos militares en Dehra Dun muy cerca de las fronteras de India con Nepal. Harrer se escapa de todos los campamentos militares, cada vez que lo hace lo trasladan a prisiones más seguras, bate un récord escapándose 7 veces, la ultima vez que es cuando consigue que no lo arresten los soldados ya después de estar libre, están en un campo militar al norte de Calcutta y por lo tanto tienen cerca la frontera del Tibet.

El tenia mapas de cualquier lugar que tuviera montañas y sabia de debian llegar a la capital Lhasa para escapar realmente y para ello tenían que atravesar el altiplano Tibetano que son como casi 300 Kilomentos llanos a mas de 6 mil metros de altura con unas temperaturas de muchos grados bajo cero, esta era la verdadera dificultad, teniendo en cuenta que no disponian de dinero y tenían que cargar provisiones de alimentos para una marcha que duraría más de un mes.Despues de haber hecho todo tipo de fugas (excavaciones de tuneles) saltar de un coche en marcha, escalar muros, la ultima fuga fue la más elegante salieron por la puerta principal del campo que un soldado indio muy amablemente les abrió, vestidos de oficiales ingleses, no pudieron conseguir provisiones, pero tenían que alejarse de aquella zona, pues los soldados indios los buscarían tan pronto como se supiera de su fuga.Estaban en la ciudad India de Darjeeling aún muy lejos del Tibet, moverse por la ciudad que era muy pequeña era muy peligroso, Harrer era muy rubio y por lo tanto destacaba entre una población en la que todos son morenos, para ello debió aprender las habilidades de hacerse un turbante y siempre llevar el rostro cubierto pues también su piel era muy blanca, solo se veían obligados a permanecer en Darjeeling al objeto de conseguir provisiones y después de ello, partir a campo a través adentrarse en Sikkim y alcanzar cuanto antes territorio tibetano.Solo podían comerciar con objetos personales pues no tenían rupias que es la moneda local, mal vendieron sus relojes, compraron mucho muesli, galletas y cereales tostados, todos ello comida que no se tenia que cocinar, tampoco podían costearse un fogón, tenían comida para menos de 15 días y la marcha calculaban que duraría algo más que un mes .Antes de la evasión del campo de Darjeeling (India) Harrer recibió una carta de su esposa, era una carta muy gruesa, al abrirla encontró los papeles de divorcio, también se adjuntada una escueta nota diciéndole que le remitiera los papeles debidamente firmados y que había tenido un niño que llamaba papa a su actual pareja con la cual una vez formalizado el divorcio se pensaba casar, el niño, Rolph Harrer y ya tenia 2 años, cuando fuera algo más mayor le contarían que su padre se habia perdido en el himalaya y que muy probablemente estuviera muerto.

Estaban a 68 km del limite fronterizo Indio,  los limites de Birmana estaban a cientos de millas, estaban obligados a salir de India y solo el tibet y Nepal estaban cerca y eran accesibles,  los pasos de montaña para penetrar en Nepal eran muy elevados y por ello era un país inaccesible. Por aquellos entonces el Tibet estaba cerrado al exterior, no se podía entrar en Tibet de aquí que a la capital Lhasa se le llamara la ciudad prohibida.A partir del día tercero de caminata ya estaban en las montañas, pero aún en suelo indio, a los 7 días Harrer calculo que ya faltaba poco para ver una cima que después de cruzar sus aristas ya estarían con seguridad en territorio tibetano, durmieron cerca de un collado, ya apenas les quedaba comida, al despertar tenían  el pico de Nathu-La a la vista, La cara sur del Nathu-La pertenecía a India y la cara norte al Tibet, sus aristas al este de la cima, eran bajas y con seguridad las podrían atravesar y ya estarían fuera del peligro de que los británicos de la India los volvieran a encarcelarRumbo a la parte más baja de la aristas del Nathu-La,  consiguieron atravesar por un paso que según los mapas estaba a 4,500 metros de altura, con plena seguridad estaban ya en el país de las nieves eternas, ahora el problema era la comida, les quedaba lo justo, y solo eran galletas rotas, pero lo importante es que ya no estaban en India.

Ya en territorio tibetano se cruzaron con muchos nómadas que conducían manadas de Yaks, desde lejos les increpaban diciéndoles que se marcharan, que los extranjeros no podían estar en el Tíbet, dos hombres muy bien vestidos llegaron montados en mulas y les dijeron que tenían que abandonar el país, eran hombres cultos, no hablaban bien ingles, pero si habían aprendido las palabras necesarias para decirles que los escoltarían hasta la frontera India, llevaban en su mano una fusta que Harrer les arrebato azuzando a las mulas, que huyeron desbocadas con los dos tibetanos que los querían expulsar.

Harrer era un hombre muy arrogante, muy seguro de si mismo, que solía mirar a la gente por encima del hombro, extremadamente reservado, cualquier cosa que le pudiera preocupar nunca la comentaría con terceros y jamás reconocería tener preocupaciones, sentir temor, más al contrario seria del tipo de personas que contra más adversa sea una situación más se esforzará en dar la apariencia de normalidad y todo aquello que ocurre a él no le afecta. Jamás reconocerá haber cometido error alguno, y no creo que en su vida se hubiera disculpado nunca con nadie.

El hambre les hizo descender y buscar tierras más bajas de altura, hacia ya días que no habían comido, al empezar a buscar valles bajos y descender el verde empezó a dominar, estaban tan altos, que todo era blanco de nieves no habia ni árboles, divisaron desde las alturas varios poblados y pusieron rumbó a ellos, al entrar en la aldea les aplaudían de una manera hostil, Peter el compañero de Harrer le contó que los Tibetanos creen que dando sonoras palmas ahuyentan el mal, pronto se les acerco un hombre y hablando en ingles les dijo que tenían que ir a ver al Karpoon que era la máxima autoridad en la aldea, ellos solo repetían que querían comer.

Mientras esperaban que llegará el Karpoon, este hombre leia unos grandes murales manuscritos, era el testamento del 13 avo Dalai Lama, el hombre creía que el testamento era una profecía y en ellos se decia: “Puede ocurrir que religión y gobierno sean atacados por fuerzas externas, moriaran monjes y se destruirán monasterios, las tierras tibetanas serán confiscadas, el Dalai Lama y todos los defensores de la fe desaparecerán y no quedará ni su nombre, cuando acabo de leer les pregunto si ahora podian entender porque no querían extranjeros en el Tíbet.

A los pocos llegó el Karpoon, tanto Peter como Harrer se querian literalmente morir al ver quien era, era el hombre que les invito a escoltarlos a la frontera y que ellos azuzaron a su mula con una fusta, se disculparon por el suceso. El Karpoon les invito a comer, pero al día siguiente les pondrían una escolta que los llevaría de vuelta a la India.

Al dia de ir escoltados de regreso, burlaron a los escoltas y se libraron de ellos, en su huida Peter vio dentro de la mochila de Harrer dos relojes y un anillo de oro, fue Peter quien vendió su reloj para comprar víveres al emprender la macha hacia el Tíbet, Peter sintió mucho desprenderse de un reloj, tenia un alto significado sentimental para él, su padre se lo regalo, en el reverso del reloj habia una inscripción que ponía:  A mi hijo Peter por su valentía en la ascensión al Mont Blanc.

Peter entró en cólera, al ver que había mentido diciendo que él no tenía nada de valor que vender, lo habia pillado in fraganti mintiendo y él encima se jactaba y se burlaba, Peter le dijo que cualquiera en su lugar se disculparía, Harrer elevó el tomo de su burla imitando la voz de Peter y repitiendo sus palabras a las que hacia sonar como el discurso de una persona retrograda. Peter le dijo que no lo aguantaba más  y lo dejo, Peter continuaría su viaje solo, separado de él. A los pocos Harrer corrió hasta alcanzar a Peter y le pidió disculpas ofreciendole como regalo el anillo de oro, leyéndole que también detrás de su reloj habia una inscripción. “Para Heinrich Harrer por su ascensión a la cara norte del Eiger” firmado por la federación Suiza de alpinismo, la cara Norte del Eiger es una de las escaladas mas dificiles del mundo, el Mont Blanc es solo una montaña de 4000 metros de altura.

Probablemente era la primera vez en la vida de Heinrich Harrer que se disculpaba ante alguien, no podían separarse, se necesitaban ambos, pero Peter no hubiera cedido si Harrer no se hubiera disculpado, Peter se negó a aceptar el anillo de oro de Harrer que probablemente era la alianza con la cual se casó. Antes de este suceso Harrer en el ascenso del Nanga Parbat trataba a Peter con superioridad, en los campos de detención Indios, Harrer no le dirigía la palabra si no era estrictamente necesario.

Aquella noche bajo la luz de las estrellas, Harrer le contó a Peter que tenia un hijo al cual no conocía y que su mujer le habia pedido el divorcio, de alguna manera sin decirlo le comunicó que su arrogancia y orgullo no podía tolerar que todo el mundo quisiera poner distancia con él. Harrer no había tenido nunca ni sabía lo que era un amigo. Harrer le contó que su esposa le diría al niño que su padre probablemente habría muerto en el Himalaya, Harrer expreso en este aspecto estar de acuerdo con su esposa, mejor un padre muerto, que un mal padre, Peter le aconsejo que escribiera una carta a su hijo.

Llegaron al altiplano eran 300 Km de temperaturas gélidas, no tenían sacos de dormir, y sus ropas de abrigo eran simples harapos, pero si tenían una pequeña tienda de campaña, una noche fueron asaltados por nómadas tibetanos que estaban convencidos de que ellos al ser extranjeros tendrían objetos de valor, los ataron y amordazaron, Harrer logro liberarse de las cuerdas de sus muñecas cargo a Peter amordazado a su hombro subió a un caballo y huyo de los bandidos, el caballo les venia muy bien pero era una cuestión de supervivencia tuvieron que sacrificarlo para poder comer, gracias al caballo lograron atravesar el altiplano.

Peter tenia congelaciones en los dedos de los pies que estaban negros, Harrer lo curaba y le cedió sus zapatos y en ocasiones tuvo que cargarlo en su espalda, Peter apenas hablaba y todo le daba igual Heinrich Harrer se comporto y andando en calcetines lo cargo y sin duda le salvo la vida.

Vieron a unos peregrinos que eran muy numerosos que caminaban un paso y extendian todo el su cuerpo al suelo (los tibetanos creen que hacer grandes caminatas a mucha altura y haciendo un paso si otro no, y una genuflexión cada dos pasos limpian su karma) los peregrinos se dirigían a Lhasa, les iba perfecto se unirían a ellos y así llegarían camuflados a la ciudad prohibida y conseguirían con un poco de suerte burlar a los guardias que custodiaban la entrada en la ciudad.

El joven 14 avo Dalai Lama que no es otro que al actual Dalai que tiene en estos momentos 84 años estaba en la parte más alta de los tejados del Potala, divisando con un telescopio a la caravana humana que se acercaban a las puertas de la ciudad, un hombre destacaba entre aquella masa humana de gente, tenia el pelo amarillo. el joven Dalai no podia dejar de mirarlo, nunca habia visto a alguien rubio, no había palabra en Tibetano para rubio de manera que él lo llamaba pelo amarillo.

La travesía desde la India hasta la llegada a las puertas de Lhasa había durado dos meses, hoy llegaban a la ciudad prohibida de Lhasa, un lugar tan inaccesible como La Meca, su atractivo radica en que está cerrada a los forasteros, mientras experimentaba nervios al ver a dos monjes custodiando las puertas de entrada, se tapaba con sus harapos y junto a Peter franqueban y entraban en la ciudad que era el hogar del Dalai Lama.

Como siempre estaban hambrientos, intentaron robar la comida a un perro, cuando la dueña del perro lo vió, alzo la voz, pronto llego un tibetano muy bien vestido y les ofreció la hospitalidad de su casa, estaban invitados a comer, el hombre se llamaba Kungo Tsarong y formaba parte de la junta del gobierno regente que ostenta el poder politico mientras los Dalai Lama son niños y no han alcanzado la entronización y han sido declarados oficialmente la reencarnación del Avalokistesvara el Buda de la compasión y por lo tanto Dalai Lama, Tsarong pidió permiso a la junta de gobierno para que los extranjeros pudieran permanecer en Lhasa, se le concedió.

A partir de este momento se habia acabado la clandestinidad, podian andar por la calle a cara descubierta y todo el mundo los saludaba amablemente, eran los invitados de la Lhasa. La Casa de Kungo Tsarong era muy grande, de manera que tenian una nave solo para ellos dos, la madre de Tsarong los trataba como si fueran sus hijos y ya empezaba a bromear con ellos en ingles, un día se presento una chica que el sastre de la ciudad, venia con un catalogo de ropa, era patrones de todo tipo de ropa, les pidió que eligieran los modelos que quisieran y ella los reproduciría, era un regalo de alguien cercano al gobierno que les quería obsequiar con nuevos vestidos, con placer aceptaron, la chica les dijo que se sacaran la ropa, pues tenia que tomarles medidas, es obvio que hay que sacarse la ropa en el Tíbet, debido al frió, dificulta saber las medidas exactas debido al grosor del jersey mas la prenda de abrigo que visten todos los tibetanos ellos se quedaron un poco escandalizados, pero se quitaron la ropa.

Harrer recibió contestación de su hijo Rolph, de la carta que le habia enviado, diciéndole que él era su padre y que estaba viviendo en el Tíbet, era muy corta, Rolph se dirigira a él como Señor Heinrich Harrer y le decía que él no era su padre, firmado por Rolph y un apellido que no era Harrer y con seguridad seria del actual marido de su ex esposa. aquella noche se queria morir, hasta tomo unas cuantas copas. ya medio dormido en su evasión de alcohol, lo despertó un tibetano llamándole “honorable Heinrich Harrer” carta para usted, él le contesto que el Honorable Heinrich Harrer ya habia tenido suficientes cartas por hoy, el mensajero le dijo que la carta era de la madre de su Santidad el Dalai Lama.

La madre lo recibió en un atrio y bajo un toldo, le pregunto si conocía los protocolos a seguir estando en la presencia del Dalai Lama la madre instruyo a Harrer de las reglas del protocolo estando en la presencia del Dalai Lama, uno de los principales preceptos era jamás mirarlo a sus ojos, no darle nunca la espalda, no hablar nunca antes de él, siempre se dirigiría a él como Su Santidad permanecer siempre con la cabeza inclinada y mantener las manos juntas en señal de oración y obediencia, siempre estar de pie, y si estaba sentado tendría que sentarse por debajo de él, jamás debía tocarlo, él era el “océano de sabiduría” y la reencarnación mortal de Avalokistesvara el bodhisattva de la compasión.

He sido muy minucioso en mi relato, por lo tanto se ha alargado lo suficiente como para no omitir detalles importantes. Se podría decir que lo mejor del libro justo empieza a partir de que Harrer y el joven Dalai se conocen.

 Por las mañanas solía pasear por el Barkhor (centro neurálgico de Lhasa) sin rumbo alguno, a veces acompañado de Peter otras veces solo. La casa de Kungo Tsarong era confortable y espaciosa, pero la ducha era un gran barreño y habia que calentar agua e irla mezclando, aquella mañana cuando salio de la ducha Peter no estaba, así pues salio a pasear solo, de repente se medio arranco un bolsillo de su chaqueta, con el solo propósito de tener una excusa para ir al taller de Pema Lakhi a que se lo cosiera de nuevo, era la única chica que conocía en Lhasa, Pema le dijo que se sentara que en seguida lo atendería, cuando Harrer llego a la altura de donde ella estaba, descubrió con mucho asombro que estaba arrodillada cosiendo los bajos de los pantalones de Peter, que también se habían descosido …… ambos se miraron y rieron con complicidad …….. Peter había tenido la misma idea que él y además antes que él, se la había adelantado.

Los tres juntos salieron a pasear mientra Pema les enseñaba palabras en tibetano para que ellos pudieran comprar solos, vieron a un comerciante que tenia colgados, varios patines de hielo, Pema pregunto por ellos y el vendedor le dijo que era cuchillos para cortar carne, cuando ella les explico a ellos para que servia aquello, ambos estallaron a reír, le explicaron que eran patines de hielo, para que sirven preguntó ella ? la respuesta fue “para deslizarse y bailar encima del hielo”  porque dijo ella ? porque no, contestaron ellos, ella dijo que era un “placer absurdo” Harrer saco de su bolsa un diario y le mostró a Pema un recorte de periódico donde había una foto de él en la cumbre del Eiger. El titular era: Heinrich Harrer consigue la primera ascensión Austriaca a la cara norte del Eiger, muy importante afirmo él, ella opinó, que subir andando una montaña era “placer absurdo” Harrer continuó en su empeño de querer impresionar a la chica y le mostró una gran fotografía de él en el podium de honor mientras le colgaban una medalla de oro por patinaje en las Olimpiadas Nazis del 1936 en Berlin. Esta es una gran diferencia entre nuestras culturas “vosotros admiráis al hombre que fuerza su camino hasta la cima como meta en la vida y nosotros admiramos al hombre que abandona su ego” 

Y es verdad, la cultura occidental esta basada en competir, ser los primeros en alguna especialidad, el campeón de liga, campeón de un continente, del mundo …. pero en nuestra vida ordinaria hacemos lo mismo, si tenemos un pequeño negocio y nos va bien, lo único que nos pasara por la cabeza sera ampliar el negocio, abrir más tiendas, para ganar más, el enfoque de un asiático, en este caso un tibetano es totalmente distinto, se tiene un negocio para ganarse la vida, si se tiene suerte y se consigue vivir más o menos bien a costa del negocio, ni se le pasara por la cabeza, ampliar el negocio, él ya consiguió ganarse el sustento, si le preguntas si abrirá o invertirá más de una manera u otra, te dirán: “placer absurdo”.

Se fueron a patinar encima del hielo Pema se cayo varias veces, es difícil conseguir el equilibrio cuando nunca te has calzado una botas de patinaje en hielo, Harrer era ni más ni menos que “medalla de oro en unos juegos Olímpicos, insitia en que lo miraran mientras el daba giros de espalda y saltaba haciendo girar su cuerpo en el aire, cuando aterrizo en el suelo, comprobó que Peter y Pema no lo estaban mirando, no lo hicieron para dañarlo, simplemente Peter estaba enseñando a Pema a conseguir el equilibrio y la tenia cogida de las manos mientras ella intentaba ponerse erguida.Harrer era el prototipo de hombre que gusta mucho a las mujeres y él lo sabía, las chicas se le daban bien, incluso sin proponerselo las conseguía, Peter y Pema formaron pareja, todo su encanto, su lindo cuerpo y rostro y su pelo amarillo, no le sirvieron de nada, todo lo que en occidente eran ventajas en el tíbet eran handicaps, con el tiempo llegó a la conclusión que el estaba compitiendo con Peter para ver quien conseguía a la chica, le mostró su medalla de oro, su ascensión al Eiger, patino como un profesional, todo ello en una lógica basada en que él era mejor, mientras tanto Peter asistía a todo ello, sin rechistar o contra atacar, el escuchaba y mantenía una postura humilde. Para Pema no era una competición, pero si reparó que Heinrich Harrer estaba desplegando todos sus encantos de seducción y ella no se sentía un trofeo de nadie, por lo tanto eligió al humilde al que no competía.Naguang Jigme el recien nombrado Ministro de Asuntos Internos del Tíbet y que fue el hombre que les pagó la ropa que Pema Lakhi confeccionó para ellos era el hombre más bien informado del Tíbet.

Harrer había recibido el encargo de hacer un mapa topográfico de la ciudad de Lhasa todo ello lo tenia ocupado, vio a través de la mira topográfica llegar corriendo a Naguang Jigme gritando Heinrich La, la guerra ha acabado, la guerra ha acabado !!!! Harrer pregunto si los Comunistas de China la habían ganado, Jigme le dijo: No ha acabado tu guerra, Alemania se ha rendido tiro el lápiz al suelo y dejo de hacer lo que hacia e hizo una señal para que el personal tibetano dejará de trabajar y se fue andando a toda prisa, Jigme le pregunto a donde iba, el contesto a mi casa, a Austria.Llegó a su casa y empezó a vaciar cajones y armarios y meter todas sus pertenencias en bolsas, sus días en el tibet estaban a punto de finalizar, ya podía volver a la India, ya no lo encarcelarían los británicos por su ascendencia Alemana, mientras estaba empacando, llamaron a la puerta, era la madre de Kungo Tsarong le traía una carta de Austria, se sentó en la mesa y la abrió, la carta no podía ser más breve ” Sr Heinrich Harrer usted no es mi padre, por favor no me escriba más” Firmado Rolph y un apellido que no era Harrer y con seguridad era del actual marido de su ex esposa.

La carta la escribió por consejo de Peter, él opinaba que mejor que le dijeran al niño que su padre se había perdido en el Himalaya, mejor un padre muerto, que un mal padre, la carta lo dejo más hundido de lo que nunca había estado, tenia una botella de un licor de arroz, y recurrió a ella, a los pocos estaba tendido en su terraza que daba al exterior en un especie de sueño etílico, palmearon su espalda preguntandole si él era el “Honorable Heinrich Harrer” el contesto que el era Harrer, el mensajero le dijo “Carta para usted” Harrer contesto que el Honorable Heinrich Harrer ya había tenido suficientes cartas por hoy, el mensajero le dijo, que la carta era de la madre de su Santidad el Dalai Lama.En solo día, su vida cambió, su hijo le comunico que no quería saber nada de él y el mismo día el joven Dalai Lama se intereso por conocerlo, justo en el momento que se entero que la guerra había acabado y se disponia a regresar a Austria.La audiencia mensual de la madre del joven Dalai Lama llegó y Harrer tuvo el gran placer de entrar en el interior del Potala, recorrió salas de rezo colectivo, contemplo por dentro la solemnidad del templo y hogar que el Tíbet reserva a su máxima figura espiritual, pronto llegaron a la antesala de una habitación donde un monje les entrego una Katta tanto a la madre como a Harrer para que ellos a su vez lo pudieran ofrecer al Dalai Lama.

La puerta se abrió y accedieron a una sala donde el niño Dalai estaba encima de un púlpito presidiendo  la estancia. La madre hizo los correspondientes ritos budistas de saludos religiosos juntando las manos en señal de oración arrodillándose y volviéndose a levantar y Harrer lo que hacia era intentar imitar en gestos a la madre siempre retrasado al ritmo de ella, todo ello era contemplado por el niño que reía sonoramente al ver a “pelo amarillo” en un aprieto de protocolo.La madre se acerco al atrio he inclino la cabeza y entrego su katta el niño se limito a tocar sus sienes, ella retrocedió volviendo sobre sus pasos nunca dándole la espalda, Harrer procedió de idéntica forma, primero le entrego la Katta e inclino su cabeza, el niño toco su pelo, incluso jugo con él, lo despeino y le pregunto si también el pelo de sus brazos y piernas era también amarillo, Harrer asintió que su bello era amarillo, el niño quedo a la espera de verlo, tuvo que arremangarse la camisa y desabrochar el botón de la manga y enseñarle su antebrazo, también se arremango los pantalones y le enseño el bello en la parte baja de sus piernas, pronto la madre replico un sonoro Sr. Harrer en señal de queja indicándole con un gesto que se retirara y tomara asiento.

Harrer hizo marcha atrás sin dar la espalda y ocupo su silla, desde el minuto uno ambos infringieron las reglas de protocolo debido al informal encuentro donde el niño lo despeino y le hizo las preguntas más dispares, Harrer lo miro varias veces a los ojos y nunca pronuncio la palabra “Su Santidad”, el niño tomo estos “fallos” como propios de un extranjero que no conoce las costumbres y también como un signo de identidad de “pelo amarillo” que no se dejaba amedrentar por nadie y lo valoro muy positivamente.El niño le preguntó si le gustaban las películas, Harrer asintió positivamente, el niño le dijo que tenia un proyector de cine y películas y que quería construir una casa de cine con asientos incluidos, y le pregunto a Harrer si lo construiría para él, así Harrer vendría cada día al Potala y podrían verse a diario, los consejeros estaban de acuerdo en construir un cine y le pagarían bien, Harrer dijo que sería para él un honor él construir un cine.La formación de un Dalai Lama es de una dureza máxima, a los niños no se les deja espacio para ser niños, en base a su formación se les arrebata la niñez. El Dalai Lama estaba usando todos sus recursos para obtener parcelas de ocio y huir de sus clases y formación religioso cultural, el niño quería saber cosas del mundo de donde provenía Harrer, donde estaba Paris Francia, que es un cóctel molotov y quien era Jack the Ripper (Jack el destripador) el niño quería tener un amigo que no fuera del mundo religioso, que no le tratara como una personalidad y poder relacionarse como hacemos todos, esto adquirió mucha importancia para él, puesto que él estaba vetado a ello.

Al día siguiente de la audiencia con el joven Dalai Lama, Harrer reclutó mano de obra, en los anexos interiores del Potala y siempre contando con la aprobación del Regente se empezaron las excavaciones a pico y pala de los cimientos de la nueva sala de cine, pronto todos los obreros tibetanos estaban reunidos y muy alborotados, algo les estaba pasando, Harrer se acercó y el jefe de los obreros (Tenzing) le dijo “no matar lombriz”. El problema al principio le dio risa, pero a los pocos vio que la cosa era muy seria para los tibetanos, Tenzing le dijo a Harrer con una lombriz en sus manos que “aquella lombriz en una vida anterior, podía haber sido su madre” que había que parar las obras, los tibetanos soltaron sus palas y picos, se negaban a “matar lombriz”.Harrer entró al Potala y pidió por el Dalai Lama, al acto fue recibido, al niño le hizo mucha gracia, ver la cara de asombro de Harrer y le explicó: “Tibetanos creen que todo ser viviente pudo haber sido su madre en una vida anterior” así que se debe mostrar respeto a todos los seres y se debe recompensar su bondad y nunca lastimar a ningún ser vivo, continuo diciendo, que no se puede pedir al pueblo devoto que ignore su valiosa enseñanza, Harrer expresó que era imposible rescatar a todas las lombrices, no si quiere que acabe el cine en esta vida.

El joven Dalai le dijo: “tienes mente brillante, busca una solución” y mientras tanto, ¿ puedes explicarme que es un ascensor ?.Al día siguiente una legión de jóvenes monjes con cuencos y garbeadores estaban listos para empezar a trabajar, cada obrero que clavaba su pala en el suelo formaba una pequeña montaña con la tierra extraída, alrededor de esta pila varios monjes iban pasando la tierra por filtros de pequeños agujeros  la tierra caía y el los filtros quedaban pequeñas piedras y muy de tanto en tanto alguna lombriz, ponían las lombrices en cuencos y estos cuencos eran trasladados a grandes hoyos que habían cavados los monjes donde se depositaban cada lombriz encima de la tierra se las cubría con más tierra y se las rodeaba con un circulo de agua y se rezaba una oración por cada lombriz puesta de nuevo a salvo, la proporción de gente trabajando creció mucho habia como unos 15 obreros cavando y más de 50 monjes rescatando lombrices.

Al igual como en nuestra cultura (occidental) no se nos enseña en la escuela nada relacionado con culturas de oriente, en oriente tampoco se enseña nada relativo a la cultura occidental, con la diferencia que el mundo occidental es la cultura dominante, el niño pidió al Regente que también Harrer fuera su maestro, se solían reunir en la “casa de cristal” era una pequeña sala en el tejado del Potala, todas sus paredes eran de cristal, dentro de la sala habían una finas cortinas en las paredes, para poder tener intimidad y no ser vistos desde el exterior, Harrer pinto todo el mundo en el suelo, Europa a seguir Asia un gran trozo de mar y a seguir América Latina y al norte Estados Unidos y Canadá más trozo de mar y a seguir de nuevo Europa y al sur África, el mapa era muy grande albergaba la totalidad del suelo de la sala de cristal. Harrer tenia un bol lleno de cartulinas y cada una de ellas, tenia escrito el nombre de un país, el Dalai ponía a ciegas la mano y extraía una cartulina y entonces tenia que buscar el país en el mapa del suelo, !!! Antártida !!! aprendía. pero a la vez era un juego, otra cartulina !!! Inglaterra !!!.

En el almacén (que era muy grande) había hasta un coche de los años 30, estaba muy bien conservado, pero no tenia ruedas, cuando acababan las clases, se iban a rebuscar en al almacén, allí el joven Dalai descubrió el proyector de cine y las películas, habían cuadros, montañas de polvo, fotos de todo el mundo, postales, habia de todo  y todo estaba por descubrir, ambos se montaron al coche Harrer al volante, simulando con la boca el ruido que hace un coche, un amigo, toca el claxon santidad, hola amigo saludan ambos con la mano al amigo imaginario que estaba a los margenes de la carretera por donde su coche circulaba, huy una curva, gira el volante y antes frena, todo ello lo acompañaban de movimientos exagerados que supuesta mente se producían al frenar o al girar el coche.

El joven Dalai estaba encantado haciendo todo lo que hacen los “niños” , jugar” disfrutaba con la ilusión de un debutante, nunca antes había jugado, Harrer era para él todo lo contrario de la rigidez de sus monjes tutores y por el otro lado Harrer. que se creía un “mal padre” estaba comprobando que no lo estaba haciendo tan mal en el trato con niños.Aquella noche Harrer se despertó sobresaltado en el exterior habia una gran ruido y muchos gritos, se acerco a la ventana y pudo ver a todos sus vecinos con cacerolas mirando el cielo, donde se veía la estela de un cometa inter estelar, pasando por el cielo, los tibetanos gritaban “mal agüero, mal agüero” al tiempo que con grandes cucharas golpeaban las cacerolas para ahuyentar el supuesto mal.Al día siguiente Mao Tse Tung era nombrado presidente de China (casualidad ?) justo el día siguiente de que en la creencia de los Tibetanos pasara un cometa, que para ellos es un signo de muy mal agüero. Mao manifestó que la primera tarea del Régimen Comunista sería re unificar la patria y también declaró que el remoto reino del Tibet pertenecía íntegramente al territorio chino y debe unirse a la nueva República China. Naguang Jigme Ministro de Asuntos Internos comunico a toda la junta de gobierno presidida por el Regente, del comunicado Chino de Mao.

El Regente manifestó que no reconocerían jamás a ningún soberano extranjero y que Tibet era una nación independiente a seguir ordeno la inmediata expulsión de todos los ciudadanos Chinos en suelo Tibetano, así pues Jigme tuvo que ir a la “Misión China” y ordenar que regresaran a su patria, se les despidió, con honras de estado y hasta se le puso el himno nacional chino, todo al pie de una improvisada pista de aterrizaje donde una avioneta llevaría a los chinos “expulsados” de la Misión de vuelta a su casa.

Harrer se tomo muy en serio sus clases de cultura con el joven Dalai, aunque todo lo que le enseñaba respondía a preguntas de Su Santidad, el niño no entendía porque no era la misma en todo el mundo, Harrer busco en el almacén una bola del mundo y le explico como media circunferencia del mundo recibía la luz solar y la otra mitad no recibía luz, por lo tanto en medio mundo era de día mientras en la otra mitad era de noche, por esta razón no era la misma hora en todas partes, si el sol esta naciendo en Lhasa significa que se esta poniendo en New York, el niño lo comprendió a la perfección.

Los estaban sentados encima de una alfombra al “mismo nivel de alturas” de pronto oyeron pasos que se acercaban y Harrer aviso con una mueca al niño, que entendió rápido que tenía que subirse a su elevado atrio y ostentar la autoridad y el rango que le pertenecía, les trajeron te caliente, tan punto como el monje salio, el niño volvió a bajar y cogió la mano de su amigo Harrer y le dijo con énfasis “cuéntame más” lo que aprendía con él era para el niño muy interesante, a parte de los juegos, tenia el gran encanto de hacer cosas “prohibidas” como saltarse el protocolo, cosa que todo niño adora.

Se fueron al almacén el niño no podía comprender como a través de la radio podía oir cosas en el Tibet que se hablaban desde Inglaterra en aquel momento, el almacén tenia una vieja radio llena de polvo, incluso al enchufarla se encendieron los pilotos y al mover el botón sintonizador de emisoras, se oían ruidos, pero no funcionaba, Harrer buscaba la avería, mientras tanto “su santidad” no cesaba de hacerle preguntas, una detrás de otra, hasta que le pregunto si tenia familia y amigos en su país, Harrer le dijo que familia no, pero si tenia amigos en Austria, le explicó que estuvo casado pero se divorcio, ¿ que hiciste le pregunto el niño ? la respuesta de Harrer fue muy meditada, tardo en responder: “No quería tener un hijo y huí para escalar una montaña” ¿ tienes un hijo, preguntó Su Santidad, la respuesta fue, si, pero no le conozco, en aquel mismo momento,  la radio sintonizó una emisora y se oía a la perfección, alto y claro, la cara del joven Dalai se entristeció al saber que su admirado Harrer tenía un hijo, quizás era la primera vez que el niño experimentaba celos.Otro problema era la electricidad, donde estaba la sala de cine no había corriente eléctrica, Harrer sacó del almacén el viejo coche y se puso al volante, el coche estaba elevado del suelo, a base de acelerar, el coche funcionaba como un generador de energía y hacía funcionar el proyector de cine, los tibetanos estaban como niños con zapatos nuevos, corrieron al interior de la sala de proyección y enmudecieron cuando vieron por primera vez en su vida imágenes en movimiento.

La casa de Harrer se convirtió la noche del 24 de Diciembre en una fiesta de Navidad, las trompetas e instrumentos musicales típicos Tibetanos, entonaron “Noche de Paz” los invitados iban llegando y Harrer estaba en la puerta de su casa recibiendo como todo buen anfitrión, a todos les deseaba “feliz Navidad” y todos recibían un regalo, muy bien empaquetado y con papel navideño que el mismo dibujo y pintó, llegaron Kungo Tsarong y su madre, Naguan Jigme, y finalmente Pema y Peter, Harrer abrazo a Peter y le dio su regalo, la fiesta se traslado al patio exterior, Harrer tomo prestada la radio del Potala y estaban todos bailando muy viejas melodías, foxtrot, tangos. Peter hallo en su bolsillo, el regalo de Heinrich, se sentó y con calma lo abrió, encontró una bellisima caja de plata, la abrió, la caja contenía el famoso reloj, le dio la vuelta y pudo leer lo que esta escrito al reverso “Para Peter por su valentía Mont Blanc 1932″ era el famoso reloj que Peter tuvo que vender para comprar alimentos antes de entrar y cruzar el altiplano tibetano y que ocasiono que ambos se enemistaran, también dentro de la caja había una nota: “Lo encontré en una tienda en el Barkhor, ha viajado mucho y por fin ha vuelto a su hogar, gracias por tu amistad”. Peter bajo al patio, le mostró su muñeca a Harrer  para que él pudiera ver que tenia el reloj puesto, y seguidamente lo abrazo diciendole “gracias por salvar mi vida”. La Radio se desintonizo y de pronto estaban oyendo a todo volumen propaganda comunista, donde se decia que China liberaría al Tibet de sus opresores religiosos. 

El joven Dalai desperto sobresaltado de una terrible pesadilla, había visto a las tropas chinas entrar en el pueblos donde él nació (Taktser), las ametralladores disparaban matado a en masa a todos los tibetanos que se hallaban en las calles, arrojaban bombas al interior de las casas, entraban luego en ellas y a a fuego de metralleta rompían todas las reliquias religiosas, entraban en templos y previstos de aspersores de fuego, quemaban todo, sacaron a todos los religiosos a la calle, ponían pistolas en las manos de jóvenes monjes y los obligaban a disparar en las sienes de los monjes ancianos. El niño estaba aterrorizado de lo que vio en su pesadilla.Inmediatamente despertó al cuidador que estaba en su puerta de entrada y mando llamar a Harrer, cuando llegó el austriaco lo encontró llorando y muy sudado, el niño le dijo: estaban destruyendo el pueblo donde yo nací Takter en Amdo, Harrer le dijo que solo era una pesadilla, el niño le dijo: que era muy real que su mente jamás imaginaría cosas tan horribles como las que vió, Harrer lo dejo llorar, se acerco a él, se sentó a su lado en la cama y finalmente lo abrazo, que es lo que todo niño asustado necesita en momentos así.

Harrer se quedo a dormir en un anexo dentro de la habitación del Dalai. pero no se puso a la cama, no podía dormir, a los pocos entró Su Santidad, diciendo que no podía dormir y que le contara una historia, una historia sobre escalar montañas, ¿ porque escalas montañas le pregunto ? Harrer tuvo que meditar para buscar una respuesta a esta pregunta, “por su absoluta simplicidad, cuando escalas tu mente está despejada, libre de toda confusión, está concentrada en algo y de repente la luz se vuelve más nítida, los sonidos más claros y te invade una gran sensación de vida, solo siento eso en otro momento, cuando preguntó el niño, en tu presencia Kundun, respondió Harrer.Al día siguiente Harrer busco a Kungo Tsarong, él le informó que los chinos habían invadido la frontera norte y saqueado un pueblo, quemando todas las escrituras religiosas y habían obligado a monjes a disparar a otros monjes donde sucedió esto, pregunto Harrer, Kungo le respondió en Taktser provincia de Amdo, en aquel momento Harrer tuvo la absoluta seguridad que el niño, había tenido una revelación, él habia presenciado a través de un sueño lo que realmente ocurrió en su pueblo de nacimiento.El Regente encargo a Kungo Tsarong organizar un ejercito, tenían 80 fusiles y unos pocos morteros, también pidió consejo a Peter y Harrer sobre que armas usar, a los pocos estaban todos ellos en los patios interiores del Potala haciendo instrucción militar y engrasando fusiles, Harrer tuvo que ver el espectáculo de una nación amante de la paz que intento en vano, convertirse en militar, la imagen no podía ser más patétia y triste.

Su Santidad se refugio dentro del almacén y se puso un documental de cine, huyendo del todo el horror que estaba viendo a través de las ventanas, tres generales chinos anunciaron una visita al Tibet, se allanó y limpio de piedras una explanada, para que la avioneta de los generales pudiera aterrizar, Heinrich se avergonzó de si mismo al pensar que no mucho antes él habia abrazado las mismas ganas bélicas de invadir a un país por su debilidad. El había tenido las mismas creencias que ahora detestaba de los Chinos.Los Tibetanos creían que el poder de su religión los protegería de los chinos, y se entregan todos al rezo, La avioneta de los 3 Generales aterrizo y Naguan Jigme los recibió, Peter le dijo a Heinrich que la historia estaba repitiéndose incluso en el paraíso, recordando como Hitler invadió a todos los países de Europa, se encaminaron al templo mas importante de Lhasa (Jokhang) donde serían recibidos por Su Santidad el Dalai Lama, al entrar en el templo Jigme les enseño a los Generales un gran mándala que los monjes estaba haciendo en honor a ellos en el suelo, los generales pisaron el mándala y arrastraron sus pies por él para arruinar todo el trabajo de los monjes, cuando llegaron a la zona donde estaba sentado el joven Dalai Lama al verlo elevado dijeron que ellos no se sentarían por debajo de él, el niño dijo que el podía bajar y sentarse en el suelo y así no habría diferencia de rangos.

El Dalai les explico que él no era la persona oportuna para discutir temas de estado, hasta su mayoría de edad el poder político recaía sobre el Regente, el solo era un monje budista que solo conocía las escrituras y las palabras del señor Buddha, el dijo: continuó diciendo “todos los seres mueren ante el peligro y la muerte, la vida es lo más importante, cuando un hombre reconoce esto, ni mata, ni causa la muerte, deben entender que estas palabras están arraigadas en el corazón de todo tibetano por eso somos un pueblo pacifico que rechaza la violencia por principios, les ruego que lo consideren como una muestra de fuerza no una debilidad, Los generales se rieron de él y le ofrecieron “libertad religiosa y autonomía si aceptaban que china fuera su amo político, a seguir se levantaron y sin saludar se fueron, diciendo que la religión era veneno.Kungo Tsarong estaba en su jardin junto con Heinrich La, llegó un soldado tibetano con una misiva que decía que 3000 soldados chinos habían entrado por Amdo, en ejercito tibetano prevee un ataque sobre Chamdo a continuación, en previsión de ello, el Regente mando a Naguang Jigme a defender un fuerte de montaña donde los soldados chinos deberían subir muchísimos metros hasta llegar a las puertas del fuerte y por muchos que fueran los chinos, desde dentro del fuerte serían invencibles. Chamdo es la puerta del Tibet si Chamdo cae todo el Tibet caerá, el altivo Jigme estaba en el fuerte al mando y dijo que mientras él viviera no habría rendición de las tropas tibetanas y menos aún del fuerte que defendía.

Habían tropas tibetanas en las inmediaciones del fuerte, los soldados chinos rodearon toda la zona donde los tibetanos que estaban durmiendo a continuación dispararon bengalas que iluminaban desde el cielo y entraron por un extremo barriendo a los tibetanos al fuego de las ametralladoras y morteros, los tibetanos se levantaron y les disparan flechas terminaron huyendo de las tropas chinas para salvar la vida, los chinos dejaron de perseguirlos, cuando llegaron al otro extremo de la zona, allí los estaban esperando otras tropas que los remataron a todos sin piedad.Naguang Jigme estaba dentro del fuerte cuando llego un emisario a comunicar que todos los soldados tibetanos habían muerto, se cambio de ropa y abandono el fuerte haciéndolo estallar todo el polvorín y destruyendo el fuerte, Jigme entrego el Tibet a los Chinos, era un cobarde, que huyo para salvar la vida y destruyo el fuerte con la excusa de que los chinos no les arrebataran las pocas municiones que tenían, perder el fuerte fue como entregarles el tibet a los chinos servido en bandeja. A continuación se reunió con los generales Chinos y firmo la rendición y acepto que los Chinos fueran los amos políticos del Tibet.

Kungo Tsarong le explico a Harrer que habían perdido la guerra en 11 días. la rendición que Jigme ha firmado sera la condena del Tibet, con las armas que tenían podían  defender los pasos de montaña y teniendo el fuerte hubieran podido resistir mucho tiempo, incluso años y se habría ganado tiempo que podía haberse empleado en acudir a Naciones Unidas y buscar aliados, ahora no había nada que hacer, todo estaba perdido.

Las tropas Chinas penetraron a todas ciudades poniendo enormes retratos de Mao Tse Tung y banderas rojas, destruyendo templos y saqueando pueblos donde pasaban a todos los habitantes por el fuego de las armas, ellos lo llamaron la “liberación pacifica del Tíbet” hubieron casi dos millones de muertes, sacaron imágenes sagradas de los templos y las colocaron en el suelo, haciéndolas pisar a los tibetanos, cuando ya las había pisado disparaban sobre ellos, ardieron miles de templos enteros y se perdieron reliquias y patrimonio del tibet que esta por encima de cualquier valor que pueda ser calculado, lo que se perdió fue la historia del Tibet, las grandes ciudades como Lhasa eran como un desfiladero de gente que empacaban sus pocas pertenencias y huían hacia el exilio, sabiendo que tenían que atravesar el himalaya para llegar a India o Nepal donde no sabían si serían acogidos.Harrer se dirigió a la antigua Misión China donde el groso de las tropas chinas se habían acuartelado convirtiendo la Misión en su cuartel general, allí sabía que estaba Naguang Jigme.

Jigme lo vio llegar desde la ventana y bajo a recibirlo dando ordenes a las tropas de que lo dejaran entrar en el cuartel, hola amigo le dijo hemos hecho lo mejor para nuestro país, para el Tibet, Harrer se saco su chaqueta, la misma que Jigme les regalo a él y a Peter cuando ellos dos llegaron a Lhasa, la arrugo la plegó de mala manera y se la devolvió a Jigme, este exclamo que, después de tantos años aún no habia comprendido las costumbres tibetanas, devolver regalo es algo imperdonable, Harrer le estrello la chaqueta en la cara y a continuación le dijo: un hombre que traiciona su cultura no debería predicar sobre sus costumbres, hace tiempo hubiera deseado tu muerte, pero tu vergüenza será tu tortura y tu tortura será tu vida, deseo que tengas una larga vida, a seguir lo empujo y lo tiro al suelo y abandono el acuartelamiento.Los Tibetanos pedían en masa que el Joven Dalai debido a las circusntancias fuera investido Dalai Lama antes de alcanzar la edad estipulada y que desde su investidura pudiera alcanzar su mayoría política, se colgaron letreros en las calles y edificios de todas las ciudades, Regente era en el momento el Jefe Político del Tibet en el momento.

El joven Dalai esta dentro de la casa de cristal, Harrer lo estaba buscando y cuando no lo encontraba solía estar en la casa de cristal, Harrer le dijo que todo el mundo estaba pendiente de él, el contesto que se ocultaba del mundo por un día, mal sitio para ocultarse contestó Harrer dentro de una casa de cristal, El niño tenia todas la piezas de una caja de música desmontadas y todos ellas dentro de un bol, eran muchos tornillos, resortes, espirales y pequeñas ruedas dentadas era un engranaje de precisión, cilindros que estaba dentro de otros cilindros, algo así como imposible de volver a montar pues había que tener una memoria extraordinaria para recordar las piezas que iban en el interior de otras piezas. El niño apretó el ultimo tornillo, cerró la caja la música y al volver a abrirla el “Claro de Luna de Debussy” volvía a sonar lo que significaba que el niño habia entendido todo el difícil mecanismo, magnifico plano secuencia de la película que le dice al espectador, que el niño un día antes de su entronización y ser nombrado Dalai Lama, esta listo y en condiciones de gobernar.

Harrer le dice que lo que suena es el Claro de Luna de Debussy, el niño le pregunta que sabe más de aquella canción, Harrer lo mira a los ojos y con la cabeza le dice NO, no se lo dice de palabra sino con un simple gesto, el niño pregunton y con curiosidad de niño, ya no puede preguntar más, mañana será el Dalai Lama, el niño lo mira y entiende el gesto de negación y el porque se lo niegan.Kungo Tsarong y su madre abandonan Lhasa hacia el exilio el día anterior a la entronización. Harrer mientras tanto compro caballos y provisiones e incluso tenia una pistola, para sacar al Dalai Lama del país, se dirige al Potala para comunicárselo al niño, le propone al niño huir del Tibet el día después de la entronización, el niño se niega a huir ” ¿ que clase de líder sería si abandonará a mi pueblo, le dice el niño a Harrer ? servir a otros es el camino que he elegido, en aquel momento Harrer es plenamente consciente que la relación de él hacia el niño es totalmente “paternal”, si tu no  te vas yo también me quedo le dice Harrer al niño, ¿ porque pregunta el niño ? Harrer le contesta que él lo ha devuelto al camino, el niño le dijo: la salvación no llega por verme a mi, exige un gran esfuerzo y practicar bondad, esfuérzate y busca la salvación por ti mismo, Yo no soy tu hijo y yo jamás te he visto como a un padre, eres demasiado informal para que te vea así, ¿ alguna vez piensas en él  ? (el niño se refiere al hijo que Harrer tiene y no conoce). Cuando atravese el Tibet Rolph estaba conmigo, cuando llegue a Lhasa estaba conmigo, no puedo imaginar como sería mi mundo sin él, debes volver a casa y ser su padre, lo se, contesto el austriaco, tu labor conmigo ha acabado, pero quédate hasta mi entronización, será un placer que me veas en toda mi gloria Heinrich.Llego el gran día, los preparativos para la ceremonia, estaban a punto, El joven Dalai estaba siendo vestido con unos hábitos que solo se usan en la entronización.

El Regente pronunció las siguientes palabras: el Gobierno de Tíbet pide a Su Santidad el decimo cuarto Dalai Lama que gobierne nuestro pueblo como lider espiritual y temporal de Tibet, El Dalai Lama respondió: por vuestos ruegos y deseos acepto humildemente el cargo, desde este momento era ya el Dalai Lama del Tibet. Harrer se fue a casa de Peter y Pema a despedirse, le sirvieron muchas tazas de te con leche, mantequilla de Yak y sal, así es el té tibetano,  Peter le lleno la taza una vez más y Heinrich le dijo que ya no quería más, Peter le dijo que tenian que seguir la tradición “se llena una taza más para la persona querida que se va, Harrerr levanta la taza dispuesto a beberla, Peter lo interrumpe y le dice, no, no no, la taza permanece intacta hasta tu regreso, con gran pesar Pema y Peter ven a Heinrich alejarse de su casa con la mochila en su espalda pensando que quizás nunca más volverán a verlo.Harrer sube por última vez a los tejados del Potala, alli lo aguarda el Dalai Lama, con una Katta de honor que le pone alrededor de su cuello, junta su sien con la de Harrer y pronuncia las siguientes palabras, “Que los viajeros hallen la felicidad allá donde vayan, que logren llevar a cabo sin esfuerzo lo que se propusieron y que cuando regresen a salvo a la orilla, puedan encontrarse alegremente con los suyos. Harrer tuvo que contener las lagrimas, al salir del Potala por el palacio de los vientos, un viejo monje lo llamó y le entrego un paquete envuelto en tela roja, era sin duda la caja de música del claro de luna de Debussy, de parte de Su Santidad le dijo el monje al dársela, bajo los empinados escalones del Palacio de los Vientos muy triste.Se puso su mochila al hombro y abandono el Tibet por el mismo exacto camino que ya habia hecho para llegar a Lhasa, se paro a contemplar el Potala pensando que el niño quizás lo estaba mirado a través de su periscopio.  y llego a ver en la distancia la efigie del niño, llego a India y fue atravesando países hasta llegar a Istambul, de allí cogió un ferry hasta Marsella y desde Francia un tren a Viena que antes paraba en Graz que era su ciudad de origen.

AUSTRIA 1.951

Llamó al timbre del domicilio de Ingrid Harrer la madre de Rolph, El semblante que vio Ingrid en la cara de Heinrich no era el mismo, puedo ver por si misma que tenia delante otro hombre, no era el hombre con quien había estado casada, lo supo al primer instante de verle, se quedaron mirando y no habia el mínimo reproche hacia ella en la cara y la mirada de Harrer, quedo muy gratamente impresionada, lo invito a pasar, lo condujo por un pasillo abrió la puerta de una habitación y le dijo a Rolph que viniera a conocer a su padre, el niño dijo, No, no quiero y se escondió en el interior de un armario, Ingrid se alejo sin hacer el mínimo ruido, para no interferir en nada en lo que considero era un momento muy importante para ambos. Harrer se encontró una habitación vacia y un armario que solo tenia un pequeña rendija abierta, imagino que por ella Rolph lo estaba espiando, se sentó en el suelo y con mucha calma empezó a desenvolver el ultimo regalo que le hizo al Dalai Lama antes de partir, estaba igual como lo dejo él, nunca antes lo abrió, efectivamente tal como pensó era la caja de música, empezó a sonar el Claro de Luna de Debussy y Harrer abandono la habitación también él se dejo una estrecha rendija abierta en la puerta de la habitación, por donde pudo ver salir del armario a Rolph, era como él en pequeño, PELO AMARILLO, a los pocos Rolph pasó a tener dos padres. Los fines de semana padre e hijo se iban a subir montañas en los alpes austriacos.

—————————————–

7 años en el Tibet No es una novela de ficción, debemos suponer que todo lo que cuenta Harrer es verídico, la aparición del cometa un día antes de ser nombrado presidente de China Mao Tse Tung, la pesadilla de Takster. Gracias a la novela de Heinrich Harrer tenemos una visión real de como era el Dalai Lama a los 7 años, cuando Harrer abandono el Tibet el dalai tenia apenas 14 años.El austriaco Harrer no nos describe sentimientos como lo harían los latinos, ellos son de otra pasta, prácticamente tenemos que intuir todo lo relacionado entre la relación del joven Dalai y el alpinista de pelo amarillo. Harrer acaba por aceptar delante de Su Santidad que no quería ser padre y huyo al Himalaya a escalar una montaña, pero hacer de tutor del niño le devolvió que no se le daban tan mal los niños, lo que quizás si se le daba mal, era la responsabilidad de ser padre, poco a poco entre ambos se establece una relación muy especial, el niño tiene un amigo con el cual se puede saltar la normas y Harrer trata al niño pensando que así de bien trataría a su hijo, también Harrer cubre una carencia muy importante que tiene el niño EL AFECTO, lo comprende, es su cómplice, juega con el joven niño y lo abraza la noche de la pesadilla. todo ello los acerca a ambos y es fuente de confusiones para ambos, pues también el niño tiene celos de que Harrer tenga un hijo.El hombre altivo, prepotente, que se considera por encima de todo y de todos, aprende humildad en Tibet, donde todo su encanto físico y sus medallas olímpicas, no le valen para conquistar a la única chica que ha conocido y le gusta, mientras que su compañero es mucho más sencillo que él y sin casi proponerselo se queda con la chica, la llegada de la guerra le devuelve como era él en el pasado, todas estas experiencias hacen de él otro hombre a su llegada a Austria.Comete el gran error de huir de sus responsabilidades de ser padre, y vuelve a cometer un error similar al confundir al niño Dalai con su hijo, pero de todo ello aprende, ya no es aquel joven que siempre lo hacia todo bien y solo complacía a un ego que no aceptaba la mínima auto critica, ahora era un hombre que se habia hecho a si mismo, a base se rectificar y reconocer sus errores.

Harrer fallece en el 2006, sus encuentros con el Dalai Lama fueron muy frecuentes, su relación continuo y estuvieron juntos en el 2005 un año antes de morir, también a través de una amigo mio tibetano que estuvo destinado como jefe de un asentamiento Tibetano en Badrinath (India), Harrer solia ir en Abril y Mayo a Himachal Pradesh (India) allí conoció a Nyima (mi amigo tibetano) los dos eran unos abuelitos, Nyima era mas joven que él, solían hacer pequeñas excursiones, en la zona habían abundantes picos de mas de 6.000 metros, Harrer en medio de la excursión mañanera le decía nos subimos a esta cima ? y Nyima le decía, nuestro calzado no es el adecuado, y todo y así a sus casi 70 años subía, a veces tuvo que retirarse por ser necesarias cuerdas que no llevaban, pero mas de una vez corono altos picos llegando al valle de noche, porque pese a su edad estaba loco por las montañas, esto nunca cambió en él.

El papel de Jetsum Pema (la madre del Dalai Lama) esta interpretado por Jetsum Pema la hermana en la vida real del Dalai Lama y que aún vive.

Os dejo dos enlaces a dos sitios web donde se puede ver la película online, desde España esta garantizado que funciona, desde fuera España depende de muchos factores, pero si se mira bien, seguro que es visible desde cualquier punto, hacedme saber si la habéis podido visionar y podemos buscar o intentar más direcciones web si estas no funcionan en algunos países.Aconsejaría leer el relato y destinar tiempo y calma, prepararse un día que tengamos tiempo y ver la película, pues es una pequeña maravilla. llena de significado y con unas respuestas muy validas que a todos nos pueden venir muy bien 

 

Siete años en el Tibet pelicula completa online:

Siete años en el Tibet pelicula completa online (youtube):

Leave A Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>