Budismo: Una Forma de Estar Siempre en Contacto Con lo Mejor de Nosotros Mismos

 

En general, el enfoque budista sobre la ética es muy diferente al occidental. En la cultura de occidente, tenemos básicamente una mezcla de dos sistemas éticos, uno viene de la Biblia y el otro de la antigua Grecia.

De la Biblia heredamos una autoridad superior dicta ciertas leyes (mandamientos), que de atenernos a ellas o no nos convierten en “buenos” o en “malos”.

De Grecia heredamos un conjunto de leyes, que no son mandamientos dados por una autoridad divina sino que son creadas por los ciudadanos. Son leyes que buscan el bienestar social y de no seguirlas seremos castigados por ser malos ciudadanos.

Así que, nuestra ética occidental es una combinación de estos dos sistemas. Ambos están basados en la obediencia a las leyes.

Lo que el Buda enseñó en este contexto fue que hay ciertos tipos de comportamiento que van a causarnos problemas e infelicidad.

Si queremos evitar el sufrimiento, necesitamos dejar de llevar a cabo esos tipos de conductas. Si nos tiene sin cuidado la cantidad de problemas que nos causamos, pues adelante, continuemos actuando de esa manera. Es la elección de cada uno.

El propósito de la ética en el budismo es el de ofrecer un modelo de cómo actuaríamos si estuviéramos constantemente en contacto con lo mejor de nosotros mismos.

Se trata del principio del no dañar a ningún ser vivo así como del cultivo del amor universal indiscriminado. No son mandamientos, impuestos al hombre por una autoridad o poder externo. No hay un juicio.

El criterio budista no es teológico, sino psicológico. Según la tradición Budista las acciones son correctas o incorrectas dependiendo del estado mental a partir del que se realizan.

Depende de cómo actuemos, cuan felices o infelices seremos.

 Los 5 Preceptos:

Los cinco preceptos  constituyen el código ético del Budismo.

Aceptados por los seguidores de Buda Gautama, son instrucciones para conseguir el objetivo de comportarse bien consigo mismo y con los demás. Se podría decir que son indicaciones para convivir en paz.

No se formulan como imperativos, no son mandamientos, sino como reglas de formación de práctica voluntaria.

Estos son los 5 preceptos: 

1. Emprendo la regla de abstenerme de matar o hacer daño a otra vida.

2. Emprendo la regla de abstenerme de tomar lo que no se me ha dado.

3. Emprendo la regla de abstenerme de conductas sexuales dañinas.

4. Emprendo la regla de abstenerme de mentir.

5. Emprendo la regla de abstenerme de consumir sustancias que alteren la consciencia.

No son reglas. Adoptamos los preceptos con el fin de instruirnos; hacemos todo lo posible para conseguir entender que el ir en contra de ellos conduce a la infelicidad y al sufrimiento, tanto nuestro como de otros. Son para ayudarnos.

Acciones Diestras y Torpes

Existen dos tipos de acciones: diestras y torpes.

Las acciones torpes se definen como aquellas que tienen su raíz en la avaricia o deseo egoísta, en el odio y la aversión y en la confusión mental o ignorancia.

Las acciones diestras están basadas en la amabilidad y claridad, son aquellas que se encuentran libres de avaricia, odio e ignorancia, y que están motivadas por la generosidad, por el amor y la comprensión.

Se trata de  actuar a partir de lo mejor que hay en nosotros, desde nuestra más profunda comprensión e intuición.

Ahora que ya conoces a grandes rasgos la visión del comportamiento budistas y las sugerencias que hace Buda para quienes buscan encontrar la felicidad y liberarse del sufrimiento, puedes elegir quedarte con aquellas cosas que te hicieron más sentido y practicar aquellas que sientas que te acercarán a lo mejor que hay en ti mismo.

Vía: elvasomediolleno

Te invitamos a visitar:

¿Es el Budismo una filosofía, una psicología o una religión?

Budismo: ciencia de la conciencia ..-

10 consejos del Budismo Tibetano para vivir de forma más plena y equilibrada

EL NIRVANA EN EL BUDISMO.

¿Qué es el Budismo?