Entrena tu Mente (1) ..-

Breve comentario al primer punto del texto El adiestramiento de la mente en siete puntos, de Geshe Chekawa.

Que conste en acta: todo lo aquí expuesto es meramente una opinión, por lo que puede estar equivocada. Si tienes otra opinión, duda o sugerencia, hazla constar sin ningún tipo de tapujos a través de los comentarios.

El punto uno de El adiestramiento de la mente en siete puntos dice así:

Primero, entrénate en los preliminares, los cuales son la base para la práctica de la doctrina:

Sé consciente del enorme potencial y valor de la vida humana.
Sé consciente de la finitud de la vida: la muerte llega para todos.
Recuerda que todo lo que hagas, sea o no virtuoso, tiene un efecto.
Considera que mientras estés centrado en tu ego y ocupado pensando sobre si eres bueno o malo, experimentarás sufrimiento. Obsesionarte por conseguir aquello que deseas y evitar aquello que no deseas no te dará la felicidad.

Para empezar con el cultivo de la mente, primero debemos recordar y practicar las enseñanzas básicas de la doctrina budista o Dharma.

Sé consciente del enorme potencial y valor de la vida humana.

Según el budismo, todos los seres se encuentran dentro de una serie de existencias sin fin, el denominado Samsara. Cada vez que renacemos, lo podemos hacer tanto en el plano humano como en cualquiera de los otros planos (animales, dioses, etc..). Sólo alcanzando la iluminación podemos escapar del Samsara, y para ello, nacer en el plano humano nos dota de unas condiciones óptimas.

Sé consciente de la finitud de la vida: la muerte llega para todos.

La impermanencia es una de las características de la realidad según el budismo. Todo lo que tiene un origen tiene un cese, y la vida no escapa a esta regla.

Recuerda que todo lo que hagas, sea o no virtuoso, tiene un efecto.

Cualquier acción que realicemos tiene un efecto kármico que nos puede afectar ahora o en cualquier otra vida futura, llegando a condicionar incluso dónde y cómo renacemos. Además, vivimos interconectados con el resto de seres y fenómenos aunque no seamos conscientes de tal interconexión, por lo que cualquier acto puede tener una influencia en el resto de seres. .

Considera que mientras estés centrado en tu ego…

Mientras sigamos atados a la ilusión del “yo”, mientras sigamos ensimismados en la identidad que creemos ser, y mientras sigamos dibujando una frontera entre nuestra persona y el resto de seres, mientras sigamos sintiendo anhelo por aquello que nos agrada y aversión por lo que no, seguiremos viviendo en la dualidad “yo-resto del mundo”, y por tanto estaremos condenados a vivir también entre la dualidad “felicidad-sufrimiento”.