Sufrís por amor. Te vuelvés obsesivo. No entiendés por qué aguantas cosas que rechazas o criticas en los demás. Tu autoestima comienza a desvalorizarse. Ya no sos lo que eras y te preguntas: ¿ Por qué a mí ?    

¡ Échale la culpa al Karma !

¿ Cuántas veces usamos la palabra Karma sin saber lo que significa ? Por qué a pesar de ello se la aplica a hechos o situaciones poco felices? ¿ Cómo influye el Karma en el amor ?.

Vayamos por partes. Generalmente el karma se interpreta como una “ley cósmica”  de causa y efecto. Esto sería -simplificando el tema- que las acciones buenas o malas del pasado repercuten en el presente y futuro de las personas, como una deuda que se paga de a poco, experimentando un sano aprendizaje.  De lo contrario, la deuda crece y persiste en el tiempo.

Si hablamos de karma, inevitablemente tenemos que asociarlo con  la reencarnación, ya que una sola vida humana no alcanzaría para experimentar todos los efectos del comportamiento del ser humano.

Según esta creencia, habrá personas que nazcan con un buen karma, porque han evolucionado en otras vidas (aprendieron la lección) y por ello se muestran equilibrados y se relacionan con respeto y tolerancia. Pero, opuestamente habrá quienes lleguen a este mundo con  un karma negativo y por ello expresan malos sentimientos, frustraciones y  pobreza de espíritu.

La buena noticia es  que la “Ley del Karma” no es una venganza, sino una posibilidad de compensación. El hombre, conciente de sus actos, puede mejorarlos, intentar ser cada vez mejor persona, ampliar sus virtudes, su capacidad de perdón, reflexión y educar su carácter, entre otras cosas. Ahora, si el hombre se comporta neciamente, el karma se hará cada vez más severo.

“Todo lo que va, vuelve” ¿ Te suena ?

Relaciones Karmáticas:

¿ Cómo se relaciona el karma con el amor ? Muchas veces de la manera más cruel. Generalmente las relaciones de este tipo son aquellas en las que las personas se atraen para equilibrar el karma que tiene uno con el otro y corregir errores del pasado. La experiencia en la mayoría de los casos es muy intensa.

Según este concepto, nada sería casualidad. Las personas sienten una familiaridad especial con otras a las que recién conocen. La explicación sería que éstas tuvieron algún tipo de relación en otras vidas, incluso pudiendo haber sido familiares, y el  reencuentro de ellas en esta vida, ya sea en forma positiva o negativa, conlleva algún propósito o tema pendiente a resolver, como manipulaciones, celos, luchas de poder, agresividad, dependencia y obsesiones, entre otras cosas.

Distintos tipos de relaciones karmáticas

 1. Redistribución de acciones pasadas. Se da en casos de  daños o rechazos. Por ejemplo, una persona que ha sido dañada o rechazada por su pareja en otra vida es recompensada en su vida actual, en la que se invertirán los papeles. 

Lección: no implica necesariamente ruptura, ya que existe una redistribución en la inversión del daño. Quien sufra actualmente debiera valorar la lealtad, el respeto hacia el otro.

2. Idea errada en el control de la relación por parte de uno o de los dos miembros de la pareja. Se da en situaciones en las que uno toma el rol de la víctima y el otro del víctimario, de controlador y controlado, de perseguidor y perseguido.

Lección: rechazo de la situación, intento de lograr un equilibrio, de lo contrario ruptura de la relación.

3. Patrones de Traición. Se da generalmente en casos de infidelidad.

Lección: Reconocer relaciones imposibles o incompatibles. Solucionar problemas de diálogo, comunicación o entendimiento con el otro.

4. Conductas obsesivas o adictivas. Los que se sienten atrapados por una relación, a pesar de sufrir  y no ser realmente felices.

Lección: Darse cuenta de que están depositando la felicidad en el otro y no se están queriendo así mismos.