Kelzang Gyatso, Dalai Lama VII: La Canción de los Cuatro Recuerdos que Causan que Caiga una Lluvia de Realizaciones.

Instrucciones para meditar en la visión de la vacuidad.

I-EL RECUERDO DEL MAESTRO.
Sobre el asiento de la inmutable unión del método y la sabiduría, se sienta el amable maestro quien es la naturaleza de todos los refugios1; ahí está un Buda poseedor de un abandono y sabiduría perfectos.

Evitando cualquier pensamiento de defecto2, hazle una súplica con una percepción pura; no permitiendo que tu mente vague, emplázala llena de admiración y de respeto, y manteniendo firme tu atención, mantenla dentro de esa admiración y respeto.

II- EL RECUERDO DE LA MENTE DE LA ILUMINACIÓN3.
En la prisión llena de sufrimiento de la ilimitada existencia cíclica4, están vagando los seis tipos de seres sintientes5 quienes están privados de la felicidad; los padres y las madres que en el pasado te protegieron con gran amabilidad, están allí.

Libre de apego y rechazo, medita en el amor y la compasión, no dejando que tu mente vague, emplázala en la compasión; no perdiendo nunca tu atención, mantenla dentro de la compasión.

III- EL RECUERDO DE TU CUERPO COMO UN CUERPO DIVINO.
En la mansión divina del gran gozo, tan agradable, mora el cuerpo divino el cual es tu propio cuerpo hecho de los agregados puros y los constituyentes; allí está una deidad inseparable con los Tres Cuerpos6. No concibiéndote como un ser ordinario, practica el orgullo divino y la apariencia vívida. No permitiendo que tu mente vague, emplázala en lo profundo7 y lo manifestado8, no perdiendo nunca tu atención, mantenla siempre dentro de lo profundo y lo manifiesto.

IV- EL RECUERDO DE LA VISIÓN DE LA VACUIDAD.
A través del círculo de la aparición y causación de los objetos de conocimiento, la luz clara, lo último, lo cual es la realidad, interpenetra todo el espacio y existe como una forma inexpresable de existencia de los objetos. Abandonando las conceptualizaciones, contempla la naturaleza de inmaculada vacuidad9; no permitiendo que tu mente vague, emplázala en la realidad10, no perdiendo nunca tu atención, mantenla dentro de la realidad.

En el cruce de carreteras de las diversas apariencias y de las seis consciencia11, es vista la confusión de los fenómenos duales carentes de base; allí están los espectáculos ilusorios de un mago engañador. No pensando en ellos como reales, observa su naturaleza vacía; no permitiendo que tu mente vague, emplázala en la apariencia y la vacuidad, no perdiendo nunca tu atención, mantenla dentro de la apariencia y vacuidad.

Estas instrucciones sobre la visión de la vacuidad para alguien que utilice los Cuatro Recuerdos, los cuales son las instrucciones especiales otorgadas por el Sagrado Mañjughosa a Tsongkhapa, un Rey del Dharma, fueron compuestas por el monje budista Losang Kelzang Gyatso, para su propio beneficio y el beneficio de otros, estableciendo las predisposiciones para la visión correcta.

Traducido y anotado por el ignorante y falto de devoción upasaka Losang Gyatso. Editado a 28/11/2015.

1La naturaleza del lama o gurú es la de los tres refugios del nivel de Sutra: Buda, Dharma, y Sangha; y en Tantra la de los tres refugios Tántricos: Lama, Yidam, y dakinis. 2Con respecto al lama. 3Bodhicitta. 4Samsara. 5Los seres infernales, fantasmas hambrientos, animales, humanos, semidioses, y dioses. 6El Cuerpo de la Verdad o Dharmakaya; el Cuerpo del Goce o Sambhogakaya, y el Cuerpo de Emanación o Nirmanakaya. 7La vacuidad. 8Lo aparente. 9De todos los fenómenos, los cuales son mera vacuidad, carentes de cualquier existencia inherente. 10La talidad, las cosas tal como son, en su vacuidad. 11Las consciencias del ojo, oído, nariz, lengua, tacto, y mente.

Vía nagarjunavalencia.