La Leyenda de Sangri-La (2) ..-

 Enlace a La Leyenda de Sangri-La (1)

Cuando todos ya estaban dispuestos a empezar a cenar se les unió un anciano que sin duda era el anfitrión de la casa, se quedaron a solas con él, tenían muchas preguntas para las cuales no tenían respuestas.

Lord Favesham, no poda entender como a sus 70 años había recobrado la energía propia de un adolescente y su asma se había desvanecido. Khan (el anfitrión) les explico que al estar en Sangri – La todos habían asumido los beneficios del valle, aquí, le dijo, la enfermedad no existe.

_Draw_0589

Casi que algunos no le creyeron, Khan les explicó; que se encontraban en el Tíbet y que Sangri – La era un hoyo profundo situado a mucha profundidad, rodeado de altísimas laderas y aristas de los picos más altos del mundo, estas altas montañas les mantenían aislados y por esa razón el tiempo no afectaba a los que vivían dentro del hoyo del Himalaya, también le preguntaron si se podria arreglar la radio, Khan les contesto que para que una radio pudiera transmitir necesitaría una antena y ninguna antena conseguiría enviar ondas fuera del hoyo pues la altura de los picos que los rodeaban se lo impedirian.

Reparar la radio era algo que les mantenía unidos al mundo, todos comprendieron que no habia antena que consiguiera enviar ondas que subieran mas arriba de los 7 mil metros, La Sta Nightingale casi se desvaneció al exclamar que jamás saldrían de aquel lugar, pidieron un médico a Khan, este les dijo que no habían médicos en Sangri-La no eran necesarios.

_Draw_0580

En los días sucesivos hacían pequeñas excursiones y estaban maravillados, los ciervos se dejaban tocar y las ardillas eran totalmente domesticas, los animales no huían de ellos, en unas laderas encontraron muchísimo oro, lo había en abundancia, se llenaron los bolsillos de enormes pepitas.

El valle ofrecía todos los placeres terrenales, comer, dormir, magnifico clima, hacer el amor, pero no había acceso alguno a cualquier avance tecnológico de los principios del siglo 20.

Conway se reunió con Khan, pues no podía entender como Khan sabía que era una antena y los demás habitantes de Sangri-La no sabían que era una radio o un avión, Khan le explicó que también él había nacido en el mundo exterior y hace muchos años llegó al valle, entonces le hablo del padre Perrault, un sacerdote Belga que llegó a Sangri-La procedente de una expedición de alpinista que habían ido a subir una gran montaña, todos los integrantes de la expedición murieron y Perrault vago moribundo por las montañas hasta encontrar la cueva, tenía una pierna gangrenada que el mismo se auto imputó, si no lo hubiera hecho, su pierna hubiera sanado en aquel lugar,

También le acompaño a visitar la casa, donde habia una gran biblioteca, traida desde el exterior por porteadores que vivían en otro valle cercano. Conway decidió no explicar nada a los demás de lo que Khan le había revelado.

_Draw_0579

Los demás ya estaban planeando hacer tuberías con arcilla para que el agua llegara al interior de sus casas, y sus reservas de pepitas de oro cada día eran más grandes, Richard Hunter ya tenía una acompañante que vivía junto a él y que solo preguntaba cosas del mundo y deseaba irse con ellos, si ellos decidían abandonar el valle y volver a la civilización.

Khan fue al encuentro de Conway y le dijó que el gran Lama quería hablar con él, Conway entró en una habitación y un hombre diminuto se presentó a si mismo, como el gran Lama, este le dijo, que se habia leido todas las novelas que Conway habia escrito y Conway había sido la persona elegida para sucederle, La obra literaria de Conway hacía siempre referencia de vivir en un mundo mejor e incluso habia escrito cuentos donde dejaba volar su imaginación y los personajes vivían de una manera muy parecida a Sangri-La, sin dinero, sin crímenes, sin policía.

Conway al bajar la vista vió que solo tenía un pie y detrás del sillón que estaba sentado había una muleta, Perrault aún vivía, apenas el Lama le dijo que cuidará de aquel lugar y le diera su toque personal, se desvaneció. Perrault había muerto.

Volvió donde estaban, el lord, Hunter y la chica y estaban como enloquecidos, quería empezar a subir aquella noche misma por el túnel que subía a la cueva y regresar al mundo civilizado, junto a ellos se les habia unido la chica que estaba con Hunter que también quería huir de Sangri-La. Conway les dijó que no resistirian los días de subida hasta llegar a la cima y a la cueva, ellos contestaron que se sentían como si tuvieran 20 años.

Conway hizo todo lo posible por hacerlos desistir y al ver que no podía de unió a ellos, empezaron a subir por la rampa circular cuando ya llevaban muchas horas el clima cambió y empezó a hacer mucho frío, la novia de Hunter los retrasaba y estaba exhausta de cansancio, al final Conway la cargo a sus hombros, cuando llegaron a la cima de la rampa circular, la chica era una anciana y a los pocos murió, al salir al glaciar cerca del lugar donde se estrelló su avión se produjo un alud, que arrastró al Lord y Miss Nightingale y más adelante Hunter cayo por una pendiente muy inclinada imposible irlo a buscar, Conway continuó solo hasta llegar a un poblado donde fue socorrido por tibetanos.

La prensa Británica se hizo eco de que el desaparecido Conway estaba regresando a Inglaterra pero que al parecer había perdido la memoria y no recordaba dónde había estado durante el año que estuvo desaparecido, iba rumbo de Singapur donde el barco “Gran Manchuria” lo traería de regreso a casa, poco después el Gran Manchuria zarpo de Singapur rumbo a Londres y Conway no estaba entre los pasajeros, La leyenda finaliza relatando como Conway logro después de muchos intentos retornar a la aldea donde fue socorrido por tibetanos y que al parecer acabó por encontrar desde esta aldea el conocía el camino para llegar a la cueva.

Hay grandes preguntas que nos formula el relato, seríamos capaces de aceptar una vida de varios cientos de años a cambio de prescindir por ejemplo de la simple electricidad ?

Haríamos como ellos que a pesar de que el Lord y Hunter que eran hombres de más de 60 años con sus achaques y enfermedades. consiguieron que el valle les devolviera la salud y la energía de los 20 años y a su edad tenían todas las chicas que querían, pero a pesar de todo ello, ellos querían construir tuberías de arcilla y llevar el “progreso” en un lugar que estaba mágicamente fuera del mundo consumista.

Una de las moralejas de la leyenda es que no intentes llevar las ventajas de un mundo a otro, ellos querían no envejecer pero no querían ir al pozo a buscar el agua, y no envejecer pertenecía a un mundo fuera del mundo ordinario, es casi sacrilego querer llevar la civilización a Sangri-La, ellos lo querían todo, la juventud y las ventajas del mundo moderno,

Eran jóvenes en el valle pero al subir la rampa llegaban al mundo y las chicas que tenían varios cientos de años, en el mundo pasaban a tener la edad que realmente tenían pues ya no estaban bajo la influencia del valle.

Los viejos habían recobrado la salud y la energía pero era tanto su apego al mundo, que no les importaba volver a tener 70 años con sus achaques y perder la energía con tal de regresar al mundo donde siempre pertenecieron. Solo Conway era lo suficientemente humilde y liberado como para poderse incorporar a Sangri-La después de provenir de otro mundo.

Los Hippies de finales de los años 60 leyeron todos el relato de James Hilton y todos ellos se fueron a la India y Nepal en busca del Sangri-La, no buscaban el mismo valle donde supuestamente aún esta Conway, estamos hablando de una leyenda, pero siempre se ha dicho que en la leyendas se esconden cosas reales y se explican como leyendas porque nadie las creería.

Los hippies buscaban otros Sangri- Las, un lugar en el Himalaya que estuviera muy alejado de la civilización donde la gente no estuviera contaminada por la sociedad de consumo y se pudiera vivir con lo básico. Lugares así en el Himalaya los hay y muchos, en Kashmir, en Nepal, la pregunta es si seríamos capaces de integrarnos y podríamos prescindir de todas las comodidades del mundo de siglo 21, o finales del 20 donde muchos hemos nacido.