La Queja ………………………………….

Es un mecanismo inconsciente que poco a poco se va afianzando y se acaba por instalar en nuestro interior y cuando esto ocurre será muy difícil de deshacer el mal habito.

Es comprensible quejarse interiormente y exteriormente de algo que nos afecta directamente, pero la queja va ganando terreno y al ser un recurso de algo casi siempre frustrado, interiormente podemos encontrar soluciones a los atascos de trafico, pues toda queja conlleva un razonamiento que viene a criticar y también a buscar una solución al problema del cual nos quejamos, así pues nos podemos quejar de las cosas más mundanas y cotidianas, la cola del supermercado, los precios, nuestros amigos, nuestros padres.

A menudo cuando algo no funciona protestamos antes, durante e incluso después de arreglarlo. Es así como, poco a poco, entre todos vamos construyendo y perpetuando la cultura de la queja.

¿ Que nos aporta la queja ? y distingamos entre la queja interior y la que explicamos o compartimos con gente de nuestro entorno, y la queja interior que es la base de nuestra queja exterior, todo lo que hemos pensado, lo iremos seleccionando y guardando en nuestro interior, para poderlo explicar con la máxima coherencia y poder de convicción para convencer a nuestro interlocutor de que nuestra queja es fundada y se ha cometido una gran injusticia contra nosotros.

Es el derecho al pataleo, siempre nos podemos quejar de algo compatiendolo con un amigo, pero suele ser un derecho estéril, a quien se lo cuentes, te puede dar la razón, escucharte, incluso aportar alguna idea o darte un toque de atención, el consuelo que brindan se evapora con rapidez. La satisfacción de nuestras necesidades depende de nuestra capacidad de resolver problemas, contratiempos o conflictos. Y la queja constante merma nuestras posibilidades y recursos para buscar soluciones, pues detrás de la queja no suele haber pasos sucesivos, pero el que se queja no busca ayuda o consejo, simplemente se queja porque esta instalado en la queja y hacerlo es una necesidad vital para él.

_ artisiisab tibetelaa da tcw.jpg

Cuando nos quejamos no mejoramos situación alguna, mas bien fomentamos un caldo de cultivo interior que tiende a agrandar el problema y se complace en un ego frustrado, que nos viene a decir que nosotros somos unos inocentes corderitos y que jamas haríamos lo que nos han hecho, somos todos unos “santitos” al hablar de los defectos de los demás.

En última instancia, cuando nos quejamos no mejoramos ninguna situación. Más bien contribuimos a crear más malestar y potenciar el conflicto a nuestro alrededor. Eso no significa que no podamos compartir con los demás todas aquellas cosas con las que no estamos de acuerdo, simplemente darnos cuenta de que utilizar la protesta y la crítica a discreción puede resultar altamente perjudicial para nuestra salud emocional y la de quienes nos rodean.

Vivir instalados en la queja no es una elección de nuestra voluntad es un mecanismo automático que poco a poco nos ha ido tomando terreno y no es que nos quejemos es que no podemos dejar de hacerlo, la queja nos ha ganado todo el terreno y no somos conscientes de ello, nos quejamos por todo, no contamos ninguna alegría, solo compartimos y pensamos quejas, quejas y más quejas, pues la queja se retro alimenta de si misma, acaba siendo una adicción.

La queja no es aceptada en Asia, te la escucharan una vez, incluso dos, pero si te quejas constantemente no te van a escuchar, pues toda fuente de problema es algo a trabajar y lo que no pueden asimilar es que tengas mala suerte con algo o alguien una vez, puede pasar, incluso dos veces, pero que siempre seas victima de algo, es lo que no comprenden y acaban por pensar que “es tu karma” y se alejan de ti, porque creen atraes el mal karma.

_ artisiisab tibetelaa da tcw.jpg

La queja en Asia es falta de trabajo, osea la queja refleja que no se ha trabajado y no se ha transformado el elemento de queja en un trabajo de aceptación del problema, el que se queja es un vago, que no trabaja y encima va vertiendo su basura emocional negativa encima de los demás.

Hay problemas dificiles de combatir, pero no lo es la queja, basta con no quejarse, cuando encuentras al amigo de turno o lo vas a ver, cuando vayas a quejarte, te abstienes de hacerlo, es bien fácil, otra cosa más difícil de combatir es la queja interior, pues está es un mecanismo, que ya ha tomado autonomía y funciona sola, pero al no haber queja exterior, la interior tendera a disminuir, estar presos en la queja, es bastante deplorable y hay que combatirla, por nuestra salud emocional y por la salud que contaminamos de nuestro entorno, es fácil de combatir salir de ello, por favor no acepten ir lamentándose más, hagan algo !!!!