Padmasambhava ‘El Nacido del Loto’, fue un sabio guru deOḍḍiyāna que transmitió el budismo Vajrayana a Bután yTíbet y los países vecinos en el siglo VIII. En esas tierras es más conocido como Guru Rinpoche (“precioso Guru”) o Lopon Rinpoche, o en el Tíbet, simplemente, Padum, donde los seguidores de la escuela Nyingma le consideran el segundoBuda. Él dijo:

Mi padre es la conciencia intrínseca, Samantabhadra. Mi madre es lo la realidad definitiva, Samantabhadri. Pertenezco a la casta de la esfera de la conciencia de la no dualidad. Mi nombre es ‘El Glorioso Nacido de Loto.’ Soy de la esfera no-nata de todos los fenómenos. Consumo conceptos de dualidad como mi dieta. Actúo en el camino de los Budas de los tres tiempos.

El Tíbet anterior a la llegada de las enseñanzas de Buda era un controvertido pueblo religioso practicante del Bonísmo y el Gcug -religiones chamánicas- sumido en terribles guerras, calamidades, y prácticas mágicas y esotéricas. El emperador del Tíbet, Trisong Detsen, reclamó la presencia del gran maestro Padma Sambhava, Guru Rinpoché, que llegó al Tíbet y lo pacificó rápidamente, subyugando a todas las fuerzas del mal y haciendo reinar la armonía.

El legado del Buda Shakyamuni y la intervención de Padma Sambhava, generaron un cambio existencial en la manera de ser y vivir de los tibetanos, que comenzaron una andadura en el camino del trabajo introspectivo y en la búsqueda del conocimiento del ser supremo que todos llevamos dentro.

En el siglo VIII de nuestra era, el budismo indio era como un océano, lleno de enseñanzas y prácticas, escrituras, tecnologías e instituciones que habían proliferado durante más de mil años en respuesta a las necesidades de muchos pueblos diferentes del sub-continente indio. De este contexto procede el gran Guru Rinpoché.

Oriundo del país de Oddiyana, al noroeste de la India, su venida había sido anunciada por el propio Buda Shakyamuni que expresó que él regresaría en la forma de Buda Padmasambhava y que brindaría más enseñanzas sobre el tantra Vajrayana. Apareció una noche en las aguas del lago Dhanakosha, sobre un loto gigante enmarcado en un arco iris imposible que nació de un rayo de luz infinita.

En aquel país reinaba por entonces el anciano Indrabhuti, ciego y sin descendencia, quien esa misma noche se vio en sueños igualmente iluminado por una luz intensa y extraña, portando en la mano derecha un rayo de oro. A la mañana siguiente, un sacerdote llamado Trikna Shin, le informó de la aparición en el lago de la “luz que ilumina los tres mundos”. El rey se dirigió sin perder un segundo hacia sus aguas, seguido por la corte en pleno. Al borde del lago, frente al niño iluminado por la luz más verdadera, el anciano rey recuperó la vista, mientras el niño proclamaba:

Mi padre, Buda Shakyamuni, predijo mi llegada 1200 años antes de su Nirvana.

Vengo para divulgar el poder infinito de los Mantras.

El rey lo adoptó y le puso el nombre de Sarouha Vajra (rayo que surge del lago), educándolo como si se tratara del hijo que nunca tuvo. Pasados los años, el joven se desposó con una princesa llamada Vashadara, pero el matrimonio terminó cuando Padma Sambhava sintió la ineludible llamada de su destino y decidió retirarse del mundo.

Así pasó muchos años recorriendo países y monasterios, estudiando los textos búdicos y enfrentándose en los cementerios a dioses y diablos para entrenar su poder. Así fue como recibió de las doce Tanmas –Diosas de los conocimientos ocultos en la tradición dakkini- la Ciencia Secreta y la Adivinación.

Fue en el país de Cachemira donde le dieron el nombre de Padma Sambhava, aunque también fue conocido por muchos nombres. El rey de Lahore, consiguió que se casara con su hija Mandamara. Pero el poder mundano arrastra resentimiento y envidias y un día su casa apareció envuelta en llamas. Asombrosamente, Padma Sambhava surgió de entre el fuego en la posición de loto, meditando, sin sufrir el menor daño. Las llamas, sin embargo, se cebaron en sus enemigos. Fue su primer milagro.

                                                               Nombres alternativos:

    - Padmasambhava      – Gurú Rinpoche   – Guru Orgyen     – Loppon Rinpoche      – Padum      – Padmakara    – Saroruha Vajra 

Padmasambhava tuvo cinco principales mujeres compañeras tántricas, lo que es llamado ‘cinco Dakinis de sabiduría’ o ‘Cinco consortes.’ En la biografía de Padmasambhava – se describen como las cinco mujeres “que tenían acceso al corazón del maestro” fueron: Mandarava de Zahor – la emanación del cuerpo de Vajravarahi-; Belwong Kalasiddhi de la India (noroeste) – la emanación de las cualidades de Vajravarahi-, Belmo Sakya Devi de Nepal; la emanación de la tranquilidad de Vajravarahi-, Yeshe Tsogyal del Tíbet; la emanación del habla de Vajravarahi y Mangala o Tashi Kyedren del “Himalaya” – la emanación de actividad del Vajravarahi.

Padmasambhava también escondió un número de tesoros religiosos (termas) en Lagos, cuevas, campos y bosques de la región del Himalaya para ser encontrados e interpretados en el futuro por tertöns o buscadores espirituales de tesoros. De acuerdo con la tradición tibetana, el Bardo Thodol (comúnmente denominados El Libro Tibetano de los Muertos) fue uno de estos tesoros ocultos, posteriormente descubiertos por un Tertön tibetano,Karma Lingpa.

Ciclos tántricos relacionados con Padmasambhava no sólo son practicados por la escuela Nyingma, incluso dieron lugar a una nueva rama de Bön que surgió en el siglo XIV, llamado el nuevo Bön. Figuras prominentes de las escuelas Sarma (nueva traducción), como los jefes del linaje Karmapa y Sakya han practicado estos ciclos. Algunos de los mayores tertöns que han revelado enseñanzas relacionadas con Padmasambhava han sido de los linajes Kagyu o Sakya. El templo de Lago oculto de los Dalai Lamas detrás del Potala llamado Lukhang se dedica a las enseñanzas Dzogchen y tiene murales que representan las ocho manifestaciones de Padmasambhava. Padmasambhava estableció el Budismo Vajrayana y las formas más altas de Dzogchen (Mengagde) en el Tíbet, transformando toda la nación.

Jamyang Khyentse Wangpo describe brevemente su iconografía como: “Sus dos ojos están abiertas en una mirada penetrante. En su cuerpo lleva un vajra blanco asiático y, además de esto, en capas, una túnica roja, una túnica mantrayana azul oscuro, un pañuelo rojo monástico decorado con un patrón de flor de oro y una capa marrón de seda brocada. En su mano derecha, tiene un vajra de cinco vertientes a la altura de su corazón; y en su izquierda, que descansa en el gesto de la ecuanimidad, sostiene una cráneo-Copa cuyo centro es un vaso de longevidad lleno con el néctar de sabiduría inmortal. Acuna en su brazo izquierdo un khatvanga de tres puntas que representa la consorte Mandarava. En su cabeza, lleva un sombrero de cinco pétalos de loto. Iracundo y sonriente se muestra magníficamente con el esplendor de las marcas mayores y menores. Está sentado con los dos pies en la postura real”.

Patrul Rinpoche lo describe así: “con su mano derecha sostiene una vajra de oro de cinco vertientes a la altura de su corazón. En su mano izquierda sostiene un cráneo-Copa rebosante de néctar, que contiene el vaso de longevidad que también está lleno con el néctar de sabiduría inmortal, y ornamentada en la parte superior con un árbol que concede todos los deseos. En su brazo izquierdo tiene la khatvanga de tres puntas (tridente) que simboliza la princesa consorte (Mandarava). Sus tres puntas representan la esencia, la naturaleza y la energía compasiva (ngowo, rangshyin y tukjé). Por debajo hay tres cabezas cortadas, simbolizando los tres kayas. Nueve anillos de hierro que representan los nueve yanas. Lleva un sombrero de loto en su cabeza y su cuerpo viste un manto de seda, túnicas de Dharma y vestido. Sus dos pies están en la postura real. Alrededor de él, dentro de un entramado de cinco colores de luz, aparecen los ocho vidyadharas de la India, los veinticinco discípulos del Tíbet, las deidades de las tres raíces y un océano de protectores de juramento enlazado. Su visualización debe ser tan intensa que la percepción ordinaria simplemente debe cesar automáticamente.

Chökyi Drakpa escribe: “su tez es blanca con un tinte rojo y tiene la apariencia juvenil de un niño de ocho años. Lleva el traje azul oscuro con un chal de practicante, el rojo y el amarillo de mantra de un monje, el manto marrón y la túnica roja de un rey y prendas de vestir de un bodhisattva de blancos secretos. Tiene una cara y dos manos, y está colocado en la postura y compostura real. En su mano derecha sostiene una vajra a la altura de su corazón, y en su mano izquierda sostiene una cráneo-Copa, que contiene el vaso de la inmortalidad, lleno de néctar de sabiduría inmortal en su centro. En la cabeza lleva un sombrero de cinco pétalos de loto, que tiene tres puntos, simbolizando los tres kayas, el sol y la luna simbolizando los medios hábiles y la sabiduría, un top vajra para simbolizar el samadhi inquebrantable y plumas de un buitre para representar la realización de la vista más alta.